Bolas vaginales: ideas y consejos para disfrutar del sexo

Seguro que has oído alguna vez hablar de este juguete erótico, las bolas vaginales. También conocidas como bolas chinas. Pero, ¿sabes por qué son tan conocidas y recomendadas? Sigue leyendo y te explicamos sus múltiples beneficios.

Cuestión de salud y placer

Existen multitud de tipos diferentes en las que las puedes adquirir. Dependiendo de los materiales, pesos y formas de las que estén hechas. Todo según el gusto y cuerpo de cada uno. Al igual que no hay dos mujeres iguales, tampoco hay dos tipos de bolas vaginales iguales. Por ello es muy importante elegir las más adecuadas para obtener el resultado óptimo y más placentero.

bolas_vaginales

Utilizarlas, ayuda, por un lado a ejercitar y fortalecer el suelo pélvico. Es decir, todos aquellos músculos situados en la parte inferior del vientre. Como los conocidos ejercicios Kegel. Y que comportan una serie de beneficios. ¿Cuáles?

  • Mayor control para abrir y contraer la vagina. De manera que se puede conseguir un mayor roce durante las penetraciones y conseguir unos orgasmos más intensos y prolongados.
  • Sujetar mejor los órganos internos.
  • Prevenir las pérdidas de orina con el paso de los años.
  • Mejora la lubricación íntima.
  • Facilidad en caso de parto. Los músculos están mejor preparados para toda la tensión y dilatamiento necesario.

Lo mejor de usarlas es que se pueden utilizar tanto en casa como si tienes que salir a hacer algo durante un rato. Aunque como todo, no es bueno abusar y llevarlas durante períodos de tiempo muy prolongados.

Se trata de un tipo de bolas que dentro llevan otra pequeña esfera que gira con facilidad. Lo que hace que produzca sensaciones únicas e inesperadas en cada movimiento.

bolas_vaginales_LELO

Bolas vaginales LUNA Beads™ de LELO

También es importante tener en cuenta la higiene antes y después del uso. Así como la lubricación necesaria para introducirlas dentro. Por lo que hay que tener claras las condiciones de uso para disfrutar plenamente de todas sus ventajas.

¿Cómo usarlas sola?

Para esas situaciones en las que te encuentras sola en casa con tiempo y sin saber qué hacer, tenemos algunas propuestas que incluyen el uso de las bolas vaginales en la masturbación y autoestimulación:

  • Ponte cómoda, se creativa y experimenta con las sensaciones. Prueba a insertar la primera bola con ayuda del lubricante y mientras jugueteas con tu clítoris, intenta sacar y meter la segunda. ¿Cómo se siente?
  • Tanto si tienes que bajar a realizar la compra como si sencillamente te apetece un paseo. Prueba a hacerlo pero con las bolas vaginales puestas. Seguro que hará del momento mucho más especial y divertido.
  • También se pueden utilizar acompañadas de otros juguetes para aumentar la estimulación e intensificar el placer. Como el butt plug o un vibrador sobre el clítoris.
bolas_vaginales_placer

Añade picante usándolas en pareja

Si usarlas a solas te parece poco, prueba a hacerlo en pareja. Puede resultar un aliciente a la hora de las relaciones. Algo diferente para probar y con lo que experimentar momentos muy divertidos.

  1. Introduce las bolas vaginales con la boca, eso ayudará a la lubricación y mejor inserción. Además, mientras se introducen se puede acompañar de un buen cunnilingus (sexo oral) para acompañarlo. A parte de intensificar el placer también puede servir de ayudar a la mejor estimulación de la zona y para meter las bolas.
  2. Igualmente puede estimularte sin necesidad de utilizar la lengua. Déjale el lubricante y las bolas vaginales mientras te pones cómoda y te abres de piernas. Ahora él tiene libertad para ponértelas mientras te estimula. Combinando movimientos, ritmos, presión… Te animamos a ponerlo en práctica con diferentes posturas. ¿Te atreves a probar?
  3. Hay algunas bolas que cuentan con vibración y control remoto. Por lo que cualquier salida, por ejemplo a cenar en público o en la misma habitación, puedes ponértelas y dejar que él decida y tome el control. Esa estimulación inesperada y tensión hace que aumente el deseo y excitación.
  4. Si te atreves con el sexo anal, puedes realizarlo mientras llevas puesto este juguete sexual en la vagina. Entretanto, puedes autoestimularte mientras él te penetra. De este modo, el pene produce más roce y siente más placer. Hay que tener en cuenta de no introducir estas bolas en la zona anal. Para ello existen otros juguetes más apropiados como el butt plug.
  5. Esta propuesta puede resultar muy interesante si os sentís juguetones y provocadores. Y es que antes de comenzar con la estimulación en la vagina y comenzar con las penetraciones, pruebes a recorrer con las bolas vaginales otras zonas erógenas. Por ejemplo se puede comenzar introduciéndolas en la boca de la mujer suavemente para sacarlas lentamente e ir bajando rozando cada centímetro de piel. Rozando el cuello, los pezones y descendiendo por la barriga hasta llegar a la entrepierna.
bolas_chinas_pareja

En este tipo de prácticas, como en todas al final, la imaginación juega un papel fundamental. Por lo que puedes ponerte todo lo creativo que quieras y experimentar ¿Se te ocurre alguna otra manera con la que probar y disfrutar de las bolas vaginales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *