Guía para practicar sexo bondage

El bondage es una práctica sexual que está muy de moda en los últimos años. Pero ¿qué es lo que nos atrae de sentirnos inmovilizados? ¿qué nos excita de que nos retengan y nos sintamos esclavizados? ¿es también una de tus fantasías sexuales?

¿Qué significa bondage?

Según la Wikipedia, bondage proviene del término homónimo francés e inglés que significa esclavitud o cautiverio y es una práctica erótica basada en la inmovilización del cuerpo de una persona. Se inscribe en el contexto BDSM, que es un contexto de dominación o de sadomasoquismo.

bondage 01

Esta práctica. a pesar de estar siendo más popular en la actualidad, tiene su origen en prácticas ancestrales. A pesar de todas las connotaciones negativas que residen en este término, la práctica bondage se envuelve en un mundo lleno de placer y experiencia.

¿En qué consiste el sexo bondage?

Se trata de una inmovilización física, de una parte del cuerpo o de la totalidad del mismo. Es por ello que el poder de la mente juega un papel tan importante en esta práctica. Se trata de un proceso psicológico un tanto complejo para el que hay que estar preparado. Preparados para lo que supone que la persona con la que vas a mantener relaciones sexuales te ate, te rindas a el o ella y todo lo que vaya a suceder a partir de ahí, no dependa de ti.

La confianza juega un papel, como verás, extremadamente importante. Aquí es donde entran en colisión la respuesta racional y natural del ser humano de defenderse y pelear frente al deseo y el placer de la rendición absoluta. ¿Hasta dónde estarías dispuesto a llegar? Este tipo de premisas es algo que debe de quedar completamente consensuado antes de empezar cualquier tipo de práctica.

Hay tres términos que han de ser verdades absolutas dentro del bondage:

  • Seguridad
  • Sensatez
  • Consenso

Las luces y las sombras del bondage

La saga de 50 sombras de Grey hizo que este tipo de prácticas salieran más a la luz de lo que estaban por aquél entonces. Al tratarse el BDSM de una práctica que está más relacionada con el dolor y la tortura sexual nunca ha sido algo que haya estado demasiado bien visto. Ha generado rechazo.

bondage 2Hay quienes disfrutan de ser atados. Otros que prefieren dominar desde el principio hasta el final y sentirse así poderosos. Puede con ambas haber o no relaciones sexuales y dejarlo en un simple juego. La segregación de hormonas como la adrenalina o la oxitcina son las que provocan la excitación, el placer o incluso la tranquilidad. ¡Tú decides los límites! Eso sí, recomendamos tener siempre una palabra clave mediante la cual el juego se pare si uno de los dos así lo decide.

Tipos de bondage

Como cualquier otra práctica, aquí también hay diferentes tipos. Así como existen también grados e intensidad de la misma, según la apetencia o el nivel de compromiso.

  • Spanking
  • Bondage
  • Peeging
  • Dominación/Sumisión
  • Torturas con diversos elementos de juego
  • Humillación verbal
  • Animalismo
  • Scat
  • Romantic Bondage

Juguetes sexuales

Para los que comienzan en este tipo de encuentros no es recomendable ir de menos a más. Experimentar nuevas sensaciones hasta encontrar aquello que nos hace sentir un confort adecuado.

Si optamos por la inmovilización, algo indispensable de la dominación, no es oportuno que lo primero que se compre sea metálico o demasiado fuerte. Empecemos de cero. Si hablamos de esposas o cuerdas para atar las manos, es preferible que sean telas suaves. Se puede recurrir a telas del tipo seda o raso, para que se pueda uno concentrar únicamente las primeras veces en el placer de la dominación y de ser maniatado.

Es preferible evitar aquellas que son grandes y metálicas. Se puede optar en un principio por ir de menos a más que la aventura vaya aumentando el placer (y las ganas sobre todo). Una mala experiencia podría arruinar esta forma de práctica un nuevo sexo. Si decides dar el paso y atarte con ellas, aconsejamos que dejes las llaves cerca para en caso de emergencia, tenerlas visibles y disponibles en todo momento.

bondage 03

Las máscaras también son una de las opciones más recurrentes. Por norma general son de látex y existen multitud de modelos diferentes. Existen las que vienen con mordazas y hasta las que vienen con una bomba de succión incluida. ¿Con cuál te quedas?

Los látigos y fustas son problablemente, junto a las esposas, uno de los elementos más conocidos. Algo indispensable para proceder al castigo.

Otra opción son también las pinzas para los pezones. Sirven como estimulación y además son aptas para usar en más zonas como puede ser el clítoris, el pene y los testículos.

Todo ello no es más que una suma para el placer, para un tipo de práctica sexual que cada vez está más de moda. ¿Te atreves a jugar? ¿A probar nuevas cosas con tu pareja? Recuerda que lo más importante antes que nada es el acuerdo mutuo. Consenso entre ambos y… ¡que empiece el juego!

Un comentario en “Guía para practicar sexo bondage

  1. Bruxo

    Hola Martina!
    Hoy traes un post “liado”, jejeje, además de un tema que puso de actualidad la trilogía de moda (para mi, al menos las películas cada cual peor). Yo no soy de atar ni de dejarme hacerlo, sobretodo si la “atadura” depende de la otra parte para liberarse. Tampoco soy de BDSM, ni de los accesorios que comentas (sobretodo pinzas o látigos/fustas). Para aumentarme la adrenalina o la oxitocina no necesito de eso, me resulta suficiente una mirada, susurro, caricia o gesto. Eso si, a juegos de otro tipo me apunto sin ningún problema, y a ti ¿te gustan los juegos o prácticas de las que comentas hoy?
    Que estos días raros de festivo no festivo sean buenos.
    Biquiños desde “más allá del muro”, jajaja.
    😘😘😘

Los comentarios están cerrados.