Diario de una escort. Sergio y Pablo, 2 casos de disfunción eréctil muy diferentes.

Melania    agosto 24, 2017    Comentarios desactivados en Diario de una escort. Sergio y Pablo, 2 casos de disfunción eréctil muy diferentes.

¿Recordáis el caso que mencionamos en DiarioDeUnaEscort?

Dos casos diferentes pero parecidos de dos hombres que sufrían disfunción eréctil.

  1. Sergio, un hombre que tenía problemas para disfrutar del sexo con mujeres ya que no podía llegar al coito.
  2. Pablo que quería ser escort. Disfrutaba del sexo con las mujeres que conocía de forma natural pero no podía con clientas y fallaba.

Adelantábamos en el anterior post, que Sergio no podía llegar al coito porque se le bajaba la erección. Probó suerte con una chica despampanante en un club, pero tuvo el mismo problema. Recurrió a los foros para orientarse acerca de su problema.

De los múltiples comentarios que tuvo a su pregunta, dos fueron las respuestas más aceptables. La primera era tomar Viagra. La segunda, acudir a un psicólogo.

Como Sergio sentía reparo en acudir a un profesional, optó por intentar conseguir la famosa pastilla azul.

Sergio conocía a Pablo porque era entrenador personal en su gimnasio.

Siempre iba acompañado de chicas espectaculares, pero varias veces le había visto con señoras mayores adineradas.

Al principio Sergio pensó que iba con ellas porque era entrenador personal, pero luego un amigo suyo le comentó que también era escort.

Un día en los vestuarios, oyó a Pablo hablar acerca de una chica.

“Con esa no necesito pitufos, la voy a tener toda la noche dura igualmente” – Comentaba entre risas Pablo a un amigo.

No dudó mucho Sergio en acercarse a Pablo para preguntarle qué eran los pitufos y cómo lo hacía para ir con mujeres que no le ponían.

disfunción

El sexy entrenador personal y escort, se jactaba de no haber tenido problemas nunca con las chicas con las que se acostaba y por eso pensó que podía ser escort.

Pero cuando comenzó con las mujeres mayores, no tenía erecciones, así que pasó a tomar pastillas.

Aquel fin de semana, Sergio decidió probar las pastillas en el club. El problema es que tomó alcohol y que comenzó a tener unos sudores y dolores de cabeza fortísimos. Así que esa noche la pasó con la escort en la habitación compadeciéndose y fue cuando ella le comentó que su hermano era psicólogo y que su problema estaba en su cabeza.

“Las pastillas no resolverán para siempre lo que te pasa. Eso sólo lo puedes hacer tú con un médico o psicólogo que te ayude”.

El médico que le estuvo tratando le dijo que mucha gente se inclina por tomar las pastillas para salir del paso y tener una noche de fiesta continua. No obstante esto puede ser doloroso y traumático si no se hace bien.

Además, en el caso de Sergio, era algo psicológico. Las pastillas sólo harían más que empeorar su situación mental al pensar que sin ellas no podía.

El #ConsejoSkokka es que antes de tomar cualquier fármaco, consultes con las personas que conocen sus efectos y contraindicaciones, así como su uso real. No todos los fármacos sirven para todos por igual.